156 años después, la Illa del Ekeko, regresa a Bolivia

La condición era no exponerla en un acto público, pese a ello la Illa del Ekeko fue presentada a la población boliviana en una procesión en la fiesta de la Alasita.

Hay ciertas versiones que giran en torno a la salida ilegal de la Illa del Ekeko, una de ellas cuenta que: un diplomático europeo habría embriagado a los indígenas que junto a él realizaban algunas excavaciones en Tiwanaku, “al encontrar esta pieza antigua el extranjero ofreció coñac a los pobladores y así se ha robado la Illa”, cuenta el Director del Museo Nacional de Etnografía y Folklore (Musef) Edgar Pomar.

Fue en 1858, que la estatua es sacada ilegalmente de los yacimientos arqueológicos de Tiwanaku y permaneció oculta hasta 1929, cuando los nietos de ese extranjero vendieron la pieza al museo Berna en Suiza.

La pequeña pieza tallada en piedra, mide 16 centímetros y representa al “Ekeko”, el Dios andino de la abundancia, algunos investigadores señalan que pertenecería a la cultura Pucara, algo anterior a la tiwanacota, “dataría de dos siglos antes de Cristo”, explica Milton Eyzaguirre.

Después de 156 años, tras ciertas negociaciones con el gobierno suizo y el dueño del museo Jakob Messerli, es que se logra la recuperación de la Illa del Ekeko, bajo una serie de condiciones, uno de ellas fue que:esta pieza no sería movida del repositorio del Museo Nacional de Arqueología en la ciudad de La Paz.

“Nadie puede decirnos qué hacer con algo que nos pertenece”, aclara Eyzaguirre, tras las expresiones de molestia y decepción vertidas por el dueño del museo, al enterarse de que la pieza sería expuesta en una procesión.

Pese a ello, la Illa del Ekeko fue presentada oficialmente al pueblo boliviano en dicha procesión que partió de la ciudad de El Alto hasta el parque urbano central lugar donde se realiza la fiesta de la Alasita.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario