La Illa del Ekeko, ¿qué valor tiene para los bolivianos?

La Illa del Ekeko, ¿qué valor tiene para los bolivianos?

La pequeña imagen de al menos 16 centímetros será presentada a la población paceña este 24 de enero en la fiesta de la Alasita. Luego visitará diferentes regiones de Bolivia.

¿Illa? Éste término tiene varias acepciones, por ejemplo, el antropólogoMilton Eyzaguirreseñala que: “es como una especie de amuleto que atrae la solicitud o el anhelo dela persona que está pidiendo algo”, pero éste vocablo no sólo se adecua a las peticiones materiales, también eran utilizadas para contrarrestar enfermedades y robos, así como para favorecer la procreación.

Y es que es tan compleja y adaptable la realidad de esta palabra, que los propios investigadores, recién empiezan a indagar sus orígenes o significados, siendo que diferentes mitos se tejen alrededor del mismo.

Se dice que la Illa, tradicionalmente era la imagen de un animal, ya sea una oveja o vaca, y de este modo se la vinculaba con el rito pecuario.

Pero con el pasar del tiempo, esta acepción se fue transformando y hoy en día se relaciona a la misma con la feria de la Alasita, donde uno puede encontrar un sinfín de artículos en miniatura que no son otra cosa que las Illas.

ElEkekoTunu

“El Dios de la abundancia”, así se lo denomina al Ekeko, cuya figura muestra a un hombre pequeño, un poco grueso, que porta la vestimenta típica del altiplano, sus brazos están extendidos por los lados pues en ellos lleva consigo una variedad de mercadería y dinero.

Hay un tema bastante complejo que se arma en relación al origen del Ekeko. Carlos Ponce Sanjinés, hace referencia al mismo en su libro “Tunupa y Ekako”, donde señala que antiguamente los “doctores viajeros” Kallawayas (que vivían en pueblos aledaños a Charasani en la provincia Bautista Saavedra en el departamento de La Paz), emprendían sus largas peregrinaciones portando un idolillo de piedra cuyo nombre es un tanto parecido al Ekeko.

La leyenda de éste personaje cuenta que de entre los nativos del altiplano boliviano, vivía un hombre aymara llamado Iqiqu, muy generoso y alegre, emanaba armonía, sabiduría y tranquilidad. Pero toda esa felicidad se acabó cuando éste fue apresado y descuartizado, cuenta Edgar Pomar Director del Museo Nacional de Etnografía y Folklore, acotando que en memoria de la existencia positiva de este personaje fue que se creó la Illa del Ekeko.

La Illa del Ekeko con características femeninas

Para Ponce Sanjinés, habían dos figuras elkeko y la keka,ambos personajes son mencionados en un documento que data de 1612 donde señala que al Ekeko se lo llamabaTunupa, siendo ésta, la deidad de las aguas en el contexto andino más antiguo y la que más vigencia tiene, ya que habría pertenecido a la cultura Tiwanacota.

Hay varios mitos que se construyen entorno a Tunupa que es la misma personificación del Ekeko, “dicen que Tunupa en el Lago Titicaca, era un varón y éste habría mantenido relaciones carnales con dos sirenas” explica Eyzaguirre, añadiendo que este personaje, luego de ser perseguido fue amarrado a una cruz y lanzado al Titicaca, “él es el que abre el Lago Titicaca por el rio Desaguadero hacia el Poopó, al chocar su cruz con la orilla abre este camino”, completa.

Pero el tema sigue siendo aún más complejo cuando a éste mismo personaje lo volvemos a ver en otras tierras como son los Salares de Uyuni y de Coipaza, “en esos sectores,Tunupa es mujer y dicen que la leche vertida de su seno son los salares”, manifiesta Eyzaguirre, según el mito: Tunupa mujer también habría mantenido relaciones carnales con dos caciques de la región que eran hermanos.

Es así, que se explica el hecho de que el Ekeko presente características femeninas y masculinas, ya que este personaje era una deidadAndrógina es decir varón y mujer, que va con estrecha relación a la fertilidad y que ésta no se logra de forma independiente, sino que se necesita de ambos.

Por último, es importante conocer un poco de los diferentes mitos que giran en torno a este tema, por el mismo hecho de que una pieza personificada del Ekeko fue recuperada para engrandecer las creencias y tradiciones de nuestra tierra, siendo que aún queda mucho por investigar sobre la aparición del mismo.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario