Mujeres marchistas en Argentina repudian represión policial

Mujeres marchistas en Argentina repudian represión policial

Más de 70 mil mujeres asistieron al 31 Encuentro Nacional de Mujeres en Rosario, ciudad de la provincia de Santa Fe en Argentina, el mismo culminó en un enfrentamiento con la policía quienes atacaron con gases lacrimógenos y balas de goma a las manifestantes durante la marcha del pasado domingo.

Los disturbios comenzaron cuando un grupo de mujeres desvió su camino de la columna principal, que iba hacia el Monumento y se dirigió hacia la Catedral, el resultado de los enfrentamientos  dejó un saldo  de 35 heridos, entre ellos periodistas, lo que produjo un fuerte repudio en toda Argentina.

Dirigentes del encuentro denunciaron el pasado lunes la violencia de la represión al destacar que se realizó una marcha histórica, además de mencionar que fue la más concurrida de todos los encuentros y que desde su punto de vista los incidentes no tienen nada que ver con el encuentro, “No queremos desviar el eje de lo que fueron estas exitosas jornadas de debates y talleres donde miles de mujeres llegaron desde diferentes destinos de Argentina”, precisó.

Según a algunos testimonios  se dice que hay denuncias que un grupo pequeño de encapuchados se infiltró en la marcha apartándose del resto al llegar a la Catedral de Rosario, donde esperaba la infantería policial que inició una dura represión.

El ministro de Seguridad de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, no descartó que hubieran “participado infiltrados” pero consideró que la actuación policial que reprimió con gases y balas de goma, fue “correcta y extremadamente profesional”.

El movimiento de las mujeres contra la penalización del aborto, los reclamos fueron desde el drama de los feminicidios, la trata de personas, el aborto, los problemas de género y otros como la situación social y el agravamiento de ésta bajo el gobierno del presidente Mauricio Macri, duramente durante la marcha del domingo pasado.

Aproximadamente  400 mujeres, muchas de ellas con sus hijos, llegaron desde el Interior a la terminal de autobuses en Retiro, Buenos Aires, para viajar a Rosario y asistir al encuentro, para lo cual el Estado había comprometido autobuses, pero que había existido incumplimiento del compromiso al quedarse varadas por ocho horas ya que la movilidad fue sembrada con clavos doblados.

“Repudiamos cualquier tipo de represión, particularmente la ejercida por las fuerzas de seguridad sobre periodistas y manifestantes”, señaló la Comisión Organizadora y añadió que “los hechos sucedidos durante la marcha principalmente pusieron en riesgo la seguridad y la vida de las miles de mujeres que nos auto convocamos” concluyó.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario