El consumo de tabaco es responsable de muchas muertes en Bolivia y las normas sobre su venta no se cumplen

El consumo de tabaco es responsable de muchas muertes en Bolivia y las normas sobre su venta no se cumplen

La OMS estableció que en Bolivia, aproximadamente 35 personas mueren por día como consecuencia del consumo de tabaco y el 22% de la población nacional es consumidor de este producto, pese a esto se logró reducir el consumo de 32% a 25%.
Una de las medidas tomadas por el gobierno boliviano es la difusión de información sobre las consecuencias malas del consumo de tabaco en las cajetillas de los cigarrillos, la prohibición de publicidad de este producto en todos los medios de comunicación y la determinación de no fumar en espacios públicos y privados, sin embargo las mismas no se cumplen.
Tanto comercializadores como los consumidores no toman conciencia de las consecuencias fatales e incumplen las normas haciendo que este producto siga siendo accesible para el bolsillo y los consumidores.
El Decreto Supremo 29376, que complementa la Ley 3029, establece lo siguiente:
- Se prohíbe el consumo de este producto en cualquier establecimiento de salud, educación, ambientes cerrados y públicos,
- No fumar en medios de transporte,
- En lugares donde se exponga, manipule y trabaje con sustancias inflamables,
- En centros culturales, de estudio, museos, internet, ascensores, cabinas, cajeros automáticos,
- Instituciones públicas, entre otros.
En cuanto a las advertencias públicas a posibles consumidores:
- Cada seis minutos muere un fumador,
- ¡Cuidado!, estos cigarrillos te están matando,
- Fumar durante el embarazo daña la salud del bebé,
- No dañes a tus hijos fumando delante de ellos,
- Fumar puede producir cáncer, enfermedades cardiacas y respiratorias,
- No existe un cigarrillo que sea menos dañino para la salud.
Sobre las sanciones
El Decreto Supremo establece sanciones desde clausuras, hasta el cobro de multas pecuniarias, tanto a las empresas como a los comercializadores de este producto que no cumplan con las exigencias legales para su distribución y comercialización.
OMS: Cada seis segundos muere una persona por consumo de tabaco
El pasado 31 de mayo se celebró el Día Mundial contra el tabaco, la iniciativa que fue tomada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) a través de la firma de un Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT), donde participan 142 países, el mismo que debe ser ratificado por los integrantes de manera anual para continuar en esta lucha.
Sobre el tema, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) instó a los países miembros del Protocolo para la Eliminación del Comercio Ilícito de Productos de Tabaco, a ratificar este acuerdo para continuar en el trabajo para disminuir producción y el comercio ilícito de este producto.
El CMCT exige a los países aplicar una serie de políticas y medidas destinadas a reducir el impacto de del consumo de tabaco y derivados, mientras que el nuevo protocolo requiere medidas específicas para reducir el impacto del comercio ilícito de tabaco.
El Protocolo responde a un estudio que establece que uno de cada 10 cigarrillos consumidos en el mundo es ilícito, al igual que una proporción similar de otros productos de tabaco. La eliminación del comercio ilícito de este producto permitiría a los gobiernos ingresar 31 mil millones de dólares americanos, que podrían ser utilizados para mejorar la salud pública e incluso reducir el crimen.
La eliminación del comercio ilícito de tabaco y derivados permitirían reducir los altos índices de consumo por parte de los jóvenes, potenciales consumidores y la generación de más recursos de un determinado país.
Sin embargo el Protocolo necesita ser ratificado por al menos 40 países miembros, para entrar en vigencia como una Ley Internacional y hasta el momento solo Nicaragua y Uruguay la ratificaron, siendo distinguidos por esto y otras actividades dirigidas a logros en cuanto a la lucha sobre el control del consumo de tabaco.
En cuanto al CMCT de la OMS, fue ratificado por 30 de los 35 países miembros de la OPS, entró en vigor en 2005 y obliga a los países que lo han ratificado a adoptar una serie de medidas para reducir la demanda y la oferta de productos de tabaco.
Medidas que establece el Convenio: la protección de las personas contra la exposición al humo de tabaco, contrarrestar el comercio ilícito, la prohibición de la publicidad, promoción y patrocinio, la prohibición de venta a menores de edad, advertencias sanitarias gráficas en los paquetes de tabaco, aumentar los impuestos al tabaco, crear un mecanismo nacional de coordinación para el control del tabaco, y la protección de las políticas de control del tabaco contra intereses comerciales y otros de la industria tabacalera.
Según la OPS el tabaco es el único producto de consumo legal que mata cuando se utiliza exactamente como está previsto por el fabricante. A nivel mundial, aproximadamente una persona muere cada seis segundos como consecuencia de una enfermedad ligada al tabaco, lo que equivale a casi 6 millones de personas al año.
Se prevé que esta cifra de muertos aumente a más de 8 millones de personas al año en 2030; más del 80% de estas muertes evitables se producirán entre personas en países de bajos y medianos ingresos.
Los efectos nocivos del tabaco
Nicotina: Principal componente del tabaco, produce la dependencia.
Monóxido de carbono: Es un gas que procede de la combustión incompleta de la hebra de tabaco y también de cualquier producto en combustión, comenzando por los humos de los vehículos de combustión interna, sea gasolina o diesel.
Gases irritantes: Gases que afectan al aparato respiratorio.
Sustancias cancerígenas: En el humo del tabaco se detectaron diversas sustancias potencialmente cancerígenas como el Benzopireno, que se forman durante la combustión del tabaco o del papel de los cigarrillos.
Los efectos descritos no solo afectan a los consumidores sino a las personas más cercanas y las convierten en fumadores pasivos.

Prensa Rural

Comentarios

comentarios

Deja un comentario