¿POR QUÉ PROTEGER A NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES?

¿POR QUÉ PROTEGER A NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES?

12 de abril, un día que tenemos que tenerlo presente todos los días

El Día del Niño es un momento en el que se agendan diferentes actividades y programas que nos recuerdan cuán importante es el cuidado de niñas, niños y adolescentes. Representa una fecha que nos invita a reflexionar sobre la crianza y sobre la protección de estas personas frágiles y vulnerables.

Este día deseamos subrayar la necesidad de esa protección por el aumento de hechos violentos contra niñas, niños y adolescentes. Los medios de información son los encargados de darnos noticias, que se hacen públicas; porque otros hechos se quedan en la intimidad y en el silencio de los hogares.

El derecho a la protección

El derecho a la protección contra la violencia de niñas, niños y adolescentes vela para que nazcan, crezcan y se desarrollen en ambientes libres de cualquier tipo de abuso. Este derecho es reconocido en el marco normativo internacional y nacional. Por otro lado, constituye la facultad jurídica y social de prevenir, atender, restituir y reducir la violencia (Definición construida por Plan International Bolivia (Arispe y Dávila). Que necesitamos saber del derecho a la protección, 2015).

Es importante que reconozcamos a ellas y ellos como personas con derechos y con plena dignidad, que tienen que ejercerlos, sobre todo su derechoa la protección. Nosotros, como adultas y adultosestamos obligados a garantizar el cumplimiento de los mismos.Niñas, niños y adolescentes merecen respeto.

Una realidad a la que tenemos que transformar

A través de un seguimiento cualitativo a 11 periódicos de circulación nacional durante 9 meses, se mostró que:

Los hechos de violencia contra niñas, niños y adolescentes crecen en el país. Para la Defensoríadel Pueblo, “los casos de agresión sexual denunciados se incrementaron en un 235%, entre 2005 y 2012”. Para el Servicio Departamental de Gestión Social (SEDEGES), “90% de las agresiones sexuales son contra niñas y adolescentes entre 7 a 15 años”. Según esta organización, “el 2015 se registraron 14000 casos de violencia en el país y concluye que el 34% de las niñas sufren agresiones sexuales antes de cumplir 18 años”.

Las y los perpetradores no tienen condena. Para la Defensoría del Pueblo de La Paz, “la violencia sexual contra niñas, niños y adolescentes gozaría de un sistema oprobioso deprotección, impunidad y complicidad, porquerechazan delito de violación por falta de elementos de convicción”. Esta organización afirma que “cuando estos hechos llegana la justicia, los agresores intentan transarcon parientes de la víctima, por dinero o les otorgan libertadcon medidas sustitutivas”.

Las víctimas se quedan en silencio: “Los casosno se denuncian por miedo, según el Servicio Legal Integral Municipal (SLIM) de la Paz”. “Para la Defensoría del Pueblo de La Paz, sólose denuncian el 20% de los hechos contra niñas, niños y adolescentes”. “De las denunciasen los SLIMs, no todos siguen procesos penalespor la demanda y existe negativa de víctimasde continuar con la denuncia”. “La Defensoríadel Pueblo de Santa Cruz lamenta que los casos de violencia sexual denunciados en 2015no tengan sentencia hasta el momento.Existe dilatación”.

Padres, madres, padrastros, profesores, primos, tíos y abuelos, las personas más cercanasa niñas, niños y adolescentes, son sus agresores: “El agresor estudia a la víctima, es de confianza, revisa las rutinas, sabe los lugaresdonde va. El agresor, en un 65% de los casos, convive cerca de la víctima”.

El hogar y la escuela, los espacios más cercanos, representan los lugares donde niñas,niños y adolescentes son maltratados Los medios identifican al hogar y a la escuela comolos lugares más inseguros. 70% de los casos sedan en estos espacios, que representarían dedesarrollo de la niñez y la adolescencia.

La necesidad de un trabajo colectivo y comprometido

La necesidad de articular esfuerzos en torno a la promoción del derecho a la protección de niñas, niños y adolescentes, es urgente para reducir los índices y niveles de violencia contra ellas y ellos.

Un trabajo en alianza, entre diferentes instituciones de diversos sectores, debeplantear respuestas concretas, que involucren a autoridades, socios, medios, escuelas y familias, a favor de la prevención de la violencia contra niñas, niños y adolescentes en el hogar y en las escuelas.

Existe el convencimiento de que cualquier forma de violencia contra niñas, niños y adolescentes no se puede reducir a un dato. Es necesario tomar acciones para fortalecer el trabajo de organizaciones privadas y públicas, aunar esfuerzos y promover un alto a la violencia que se ejerce contra quienes son más vulnerables.

Sabemos que estamos frente a un gran desafío, que requiere de transformaciones personales que empiecen en nuestros propios hogares, con el fin de ayudar a cambiar la vida de niñas, niños y adolescentes y evitar convertirlos en objetos de abuso, cifras o recursos mercantiles.

Nosotros ratificamos el compromiso y responsabilidad institucional de velar por la protección de niñas, niños y adolescentes en el país, compromiso que deseamos sea compartido por usted.

Esta es la mejor forma de celebrar cada día a niñas, niños y adolescentes.

¡Un abrazo sincero a todas las niñas, niños y adolescentes en su día!

Comentarios

comentarios

Deja un comentario