Gobierno socializa proyecto “El Bala” en apoyo al desarrollo del país

Gobierno socializa proyecto “El Bala” en apoyo al desarrollo del país

El megaproyecto hidroeléctrico “El Bala” fue socializado en el Municipio de Rurrenabaque del Departamento del Beni  y llegaría a ser el más grande de la historia de Bolivia según Luis Alberto Sánchez, ministro de Hidrocarburos y Energía, además que en el lugar se encuentra una de las más importantes reservas de agua en las puertas de la Amazonia de Bolivia.
El ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, sostuvo que “hay personas que viven en la ciudad llena de confort, donde tienen la posibilidad de acceder a escuelas para sus hijos, postas médicas, vías de comunicación, esas son las que se oponen”. Pero, ¿será cierto? ¿El desarrollo de Bolivia pasa necesariamente por la construcción de la central El Bala-Chepete?

Existe una  necesidad real en primer lugar, ¿necesitan los bolivianos la energía que generaría la central El Bala-Chepete? Este proyecto tiene el potencial de generar tres veces toda la demanda de energía actual del país, por lo tanto no es necesaria hoy. ¿Podría ser necesaria en el futuro cercano? No, a menos que la economía boliviana triplique su tamaño en el corto plazo, lo que no parece real. Así, parece que la construcción de esta central no es necesaria para los bolivianos.

El proyecto hidroeléctrico se socializó en presencia de representantes y autoridades locales, instituciones cívicas, organizaciones sociales, comunidades indígenas, la Unidad Educativa San José y vecinos.

“Se respondió a cada duda que plantearon los participantes, se escucharon criterios, preocupaciones, opiniones de los participantes y se dio respuesta a cada una de las inquietudes presentadas”, indicó Sánchez, según un boletín de prensa.

El Ministro también manifestó que el estudio de identificación del proyecto es una etapa correspondiente a los estudios de pre inversión, pero no es la instancia definitiva para confirmar afectaciones; además, enfatizó en que el estudio de diseño técnico de pre inversión, ya está en marcha, al mismo tiempo que durante la ejecución de este proyecto se respetarán todas las leyes vigentes en el país sobre medio ambiente y que igualmente es necesario llevar adelante este proyecto histórico considerado el más importante de Bolivia.

“La empresa Geodata nos ha dado información de que tendrá una potencia de generación de 3.676 megavatios (MW), con una inversión de $us 6.000 millones. Esta sería la cuarta hidroeléctrica más grande de Sudamérica. Con esta potencia vamos a duplicar la capacidad de generación que tenemos hoy” informó el ministro en una anterior declaración.

El proyecto hidroeléctrico El Bala se halla localizado sobre el río Beni. A partir del Estudio de Identificación, este proyecto se divide en dos componentes. Componente 1: Chepete, ubicado a 70 km aguas arriba de Rurrenabaque, provincia Franz Tamayo del departamento de La Paz; generará 3.251 MW de potencia instalada. El Componente 2: El Bala, ubicado en las proximidades del tramo conocido como estrecho angosto de El Bala sobre el río Beni a 13.5 Km. aguas arriba de las poblaciones de San Buenaventura y Rurrenabaque, pertenecientes a las provincias Abel Iturralde  en La Paz y Gral. Ballivián Beni respectivamente; generará 425 MW.

Sus centrales hidroeléctricas aprovecharán los grandes caudales de agua del Río Beni. Una vez construidas serán una de las fuentes de energía más grande del país.

La construcción de El Bala-Chepete traerá costos importantes para el ecosistema de los parques Madidi y Pilón Lajas, lo que a nuestro juicio es la razón principal para oponerse a este proyecto.

El Madidi es uno de los lugares con mayor biodiversidad del planeta, pues albergar cerca del 11% de las aves del mundo, de acuerdo con cifras del Servicio Nacional de Áreas Protegidas (SERNAP) y la Wildlife Conservation Society.

Aunque el impacto de este proyecto resulta difícil de estimar con precisión, pocas dudas caben de que provocará un desequilibrio en el ecosistema, afectando por lo menos a las aves y los peces.

Los adherentes rebatirán que  las vidas de las aves y los peces no son tan importantes como los beneficios económicos que este proyecto podría traer a todos los bolivianos. Esto es un error porque los beneficios para los bolivianos son muy inciertos, de acuerdo con lo discutido  antes, y porque la flora y fauna de los parques atraen a visitantes de todo el mundo, generando beneficios concretos y sustentables a las comunidades indígenas que habitan los parques. Este tipo de afirmaciones más bien revelan una noción equivocada de progreso, una que ignora el valor de los ecosistemas de los parques y las formas de vida de las comunidades indígenas que los habitan.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario