San Roque el amor por las mascotas

San Roque el amor por las mascotas

Neyra Franco A.

San Roque: “Día del Perro” La tradición que viene de Francia, según el calendario católico, marca que el 16 de agosto se recuerda a San Roque , un peregrino nacido en 1295 aproximadamente, que dedicó su vida a curar a todos los infectados de la peste.

La principal virtud fue la de repartir sus bienes a los pobres y consagrarse a curar enfermos por toda Italia, fue reconocido por llevar una vida de solidaridad y de ayuda por los más necesitados. Peregrinó atendiendo a los enfermos, su carácter piadoso lo llevó a retirarse enfermo a los bosques para no contagiar a nadie y morir en la soledad. Fue allí donde apareció un perro que se convirtió en su compañero fiel que le llevaba pan todos los días para alimentarse.

Es por esa razón que en reconocimiento al perro de San Roque, las imágenes del Santo siempre están acompañadas por el animal que fue el único que lo acompaño y asistió hasta su muerte.

Su sacrificio lo hizo reconocer como Santo, especialmente por el amor que les profesaba a las mascotas, compañeras del hombre, entre las que más se distingue el perro.

Cientos de mascotas que tienen la suerte de contar con dueños estarán adornadas hoy, lucirán rozones en sus cuellos y comerán más de lo debido; pero al mismo tiempo, otra gran parte tendrá que seguir soportando el hambre, el frío y el abuso de una sociedad que los victima simplemente porque en La Paz no existe una normativa que lo evite.

Según información vertida por los medios de comunicación, en Bolivia la población canina crece más y más, ya que llega aproximadamente a 2,2 millones de perros, es decir que cada dos de diez bolivianos tiene su mascota canina y los demás animales se encuentran en las calles.

En La Paz existe una población aproximada de 14 mil perros, de los cuales, sólo un 40% viven en el seno de una familia.

Según el último reporte de la Alcaldía de La Paz, 140 mil perros y 30 mil gatos abandonados viven en la ciudad de La Paz. La cifra se duplica en la urbe alteña a 300 mil canes y 60 mil gatos sin hogar

Sin embargo, en la realidad la falta de cuidado y aplicación de la normativa que evite el abuso a estos seres por parte de los hombres, hace que cada día se observen actos inhumanos como el abandono, el hacinamiento, la comercialización indiscriminada y la mayoría de las veces, las agresiones físicas.

Existe también la disyuntiva de la esterilización o la eliminación para evitar la sobrepoblación; pero, si no hubiera tanta indiferencia en los legisladores, tal vez estos seres maravillosos estuvieran mejor protegidos.

Es por esta razón que desde este medio instamos a que las personas no tengan animales para maltratarlos, si luego los dejarán abandonados, porque se incrementa el mal de rabia que no puede ser controlado y que puede ir en desmedro de nosotros o de nuestros propios hijos.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario