13 años de la defensa de los recursos naturales en Bolivia “La Guerra del Gas”

13 años de la defensa de los recursos naturales en Bolivia “La Guerra del Gas”

Se cumplen 13 años del acontecimiento que partió la historia de Bolivia en dos. Literalmente. Rebelión de los sumergidos. De los doblemente pisoteados. Ese movimiento insurreccional, debe ser recordado como de los más trascendentales, simbólicos y poderosos de los que hayan ocurrido en América Latina. Sangre sembrada de mártires y héroes. En defensa de nuestros recursos naturales.

Esta fecha recuerda la “Guerra del gas”, nombre con el que se conoce a la insurrección popular de octubre del año 2003, que culmina con la renuncia del entonces presidente Gonzalo Sánchez de Lozada.

Lo que motivó esta insurrección popular fue el anuncio gubernamental de la exportación de gas natural a México y Estados Unidos en términos de mucha desventaja para el país.

Las movilizaciones de descontento y protesta inicialmente comenzaron como una demanda puntual de oposición a la exportación del gas y terminaron convirtiéndose en un referendo activo por la nacionalización de los hidrocarburos y la exigencia de renuncia de Sánchez de Lozada.

El sujeto protagónico de las movilizaciones por la nacionalización será el movimiento campesino aymara del altiplano norte de La Paz. Del conjunto de movilizaciones campesinas se debe destacar la resistencia realizada en Warisata el 20 de septiembre, debido a que sus resultados fueron decisivos para que la demanda por la nacionalización, planteada inicialmente de manera local y dispersa, se convierta en una demanda masiva a nivel nacional.

El 20 de septiembre, el gobierno decide organizar un operativo militar para “rescatar” a turistas extranjeros varados en Sorata por los bloqueos. En Warisata, población por la que tiene que pasarse en el camino a dicha comunidad, los comunarios resisten a los soldados con piedras y viejos fusiles de la Guerra del Chaco (1932-1935); la resistencia fue respondida con una represión que causó varias muertes.

La represión militar se trasladó a la ciudad de El Alto. El día 13 de octubre, el gobierno decide llevar un convoy con gasolina y víveres para algunas familias de la ciudad de La Paz. En el trayecto, los militares con armas de guerra empiezan a disparar contra una población, armada de palos y piedras; los helicópteros empiezan a disparar contra los techos de las casas y crecen las constantes denuncias mediáticas de los asesores estadounidenses en Bolivia.

Mueren alrededor de 65 personas y los dirigentes de las organizaciones y comunidades claman la renuncia de Sánchez de Lozada, ante eso se suman otras organizaciones como la Asamblea Permanente de Derechos Humanos, el Defensor del Pueblo, los residentes bolivianos en el exterior, etc., que buscaban la pacificación del país. Las marchas en contra de Sánchez de Lozada se extienden en todo el territorio nacional y la ciudad de La Paz, también se manifiesta desde todas sus latitudes. Ante esta situación, el 17 de octubre Gonzalo Sánchez de Lozada decide huir del país dejando su renuncia en el Congreso. Las imágenes de televisión mostraban como asumía el presidente Carlos Mesa mientras Sánchez de Lozada abandonaba el país.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario