Desmonte ilegal en Coroico puede causar nueva crisis de agua en La Paz

Desmonte ilegal en Coroico puede causar nueva crisis de agua en La Paz

Una nueva crisis por la falta de agua potable podría suscitarse en la ciudad de La Paz y en otras regiones del departamento, si el desmonte ilegal de árboles continua en el municipio de Coroico a la velocidad que se registra desde hace dos años. Esta es la denuncia que preocupa a la diputada del Movimiento Al Socialismo (MAS), Lidia Patty y el vicepresidente de la Comisión de Saneamiento de Tierras de esa región, Agustín Cayo.

“Hace dos años que ha llegado una cooperativa agrícola de nombre Atalaya y ellos han empezado a desmontar todos los árboles. Su único interés es talar madera”, afirmó la legisladora.

Por su parte, Cayo explicó que en 2016, se registró la pérdida de 1.6 mil de hectáreas desmontadas y en este año una cantidad similar podría reportarse, ya que la tala de árboles avanza a la misma velocidad que en la pasada gestión.
Pero ¿cómo afecta esto al abastecimiento de agua? Cayo explicó que realizó una investigación y se unió a instituciones que lo apoyaron en un estudio que confirmó que los bosques de Coroico Viejo (lugar del desmonte) son reguladores hidraúlicos, es decir que “recogen” el agua de lluvia.

“Mientras más bosques y más árboles, más lluvia, más lluvia, más agua para La Paz. Estos bosques son reguladores hidraúlicos y ahora 6.000 hectáreas más que están en riesgo. Cada año, se están desmontando casi dos hectáreas, es preocupante”, manifestó el dirigente.

La diputada Patty aseguró que se llevaron cartas e informes a diferentes instituciones y los Ministerios de Desarrollo Rural y Tierras y Medio Ambiente y Agua, pero no recibieron respuesta alguna.

Cayo agregó que la única instancia que atendió el reclamo de los comunarios de Coroico, fue la Autoridad de Bosques y Tierras (ABT), cuyos funcionarios llegaron hasta el lugar para realizar un informe.
“Pero los avasalladores los han retenido como dos horas, pero de todas maneras ellos fueron e inspeccionaron el lugar”, dijo Cayo.

La ABT confirmó que existen problemas entre dos comunidades que pretenden usar un mismo espacio geográfico y esto generó el desmonte ilegal de 1.06 hectáreas de bosques secundarios. El espacio fue utilizado para la construcción de viviendas.

Por otro lado, el director Departamental de Recursos Naturales, Octavio Lobo, señaló que según el procedimiento de denuncia de deforestación del bosque andino en Coroico, se debe fiscalizar el lugar y sancionar a los responsables.

A su turno, la diputada Patty recordó que el área forestal comunitaria afectada, fue otorgada en 1958 por el Concejo Nacional de la Reforma Agraria a la comunidad de Coroico Viejo.
“Tenemos todos los papeles, pero los avasalladores aseguran que la tierra es de quien la trabaja, pero es ilegal. Un bosque lago como es el bosque de Coroico acumula en su materia orgánica, 500 litros por metro cúbico y bombea 2.000 litros de humedad por hectárea, por día”, detalló.

Agregó que los árboles son generadores de nubes que arrastradas por el viento a la cumbre y por enfriamiento se produce la lluvia que recarga las represas que alimentan de agua a la ciudad de La Paz. La desforestación reduce en un 80% las lluvias.

Cayo finalizó al reiterar a las autoridades que atiendan este caso para evitar una crisis similar a la vivida hace algunos meses, cuando al menos 94 zonas de la ciudad de La Paz tenían agua durante tres horas cada tres días, debido a la falta del líquido elemento en las represas.

dav

Fuente: Redacción Prensa Rural

Comentarios

comentarios