¿Quién ganó y quién perdió en el Dakar?

¿Quién ganó y quién perdió en el Dakar?

El Rally Dakar, que se conoce como la competencia de motorizados más peligrosa en el mundo, fue organizado en 1978 por una empresa francesa, la ASO (Amaury Sport Organisation) inspirado en la experiencia del motoclistaThierry Sabine, quien estuvo perdido por días en el desierto de Teneré, al norte de África en 1977. Salvado de milagro, y luego de ésta aventura extrema, quiso compartir su vivencia con otros corredores, convirtiendo su travesía en un rally que originalmente se denominó Rally Paris-Dakar, por iniciar la competencia en Paris-Francia y concluir en el África, en Dakar.

Con el pasar del tiempo la ruta del Dakarha cambiado su recorrido geográfico por diferentes motivos, que van desde desacuerdos entre la ASO y autoridades de poblaciones y ciudades que atravesaba el Dakar, o en los casos más extremos el riesgo para los pilotos de pasar por zonas donde se habían instaurado guerrillas o existían amenazas de terrorismo, llegando finalmente a establecer su recorrido en América del Sur: Argentina, Chile, Perú y Bolivia.

La razón detrás de las justificaciones

La primera vez que el Dakar se corrió en Bolivia, un aire colectivo de orgullo y alegría invadió a los bolivianos, pues se había escogido nada menos que el Salar de Uyuni como paso del rally considerado el más extremo del deporte mecánico. Los medios de comunicación destacaban con orgullo en sus titulares la participación de Bolivia en la competencia, y la destinación de recursos a los municipios por donde la carrera dejaría su paso.

Se hablaba con vehemencia de los beneficios económicos que el turismo traería a estas poblaciones, y sobre todo de la imagen que nuestro país proyectaría ante el mundo. “Antes nunca se pensaba, nunca creíamos que el Dakar estaría por Bolivia. Solo conocíamos esta carrera por los medios de comunicación internacionales. Era un sueño” señalaba entusiasmado el presidente Evo Morales

Sin embargo con ese sueño también llegó la pesadilla de medioambientalistas y activistas. Por las redes sociales se publicaba lo que los medios de comunicación no habían mostrado, fotografías y declaraciones que eran una evidencia de que el rally más famoso del mundo, también era el más costoso en cuanto a la destrucción de flora y fauna. Las imágenes mostraban animales lanzados al aire, cebras en África y llamas en el caso de Sudamérica, después de haber sido atropellados sin clemencia por los carros competidores, erosión y la destrucción de patrimonio arqueológico en Argentina, además de datos específicos sobre grandes emisiones directas de carbono que contribuían a la contaminación del aire, la destrucción de la capa de ozono y el calentamiento global.

Pese a todo esto, la algarabía era colectiva. He visto al venir desde Uyuni gente movilizada en las serranías, en los ríos. Es impresionante cómo el deporte integra, y por eso agradecer a la ASO, por aceptarnos estar acá y vamos a seguir conversando para que podamos continuar en los próximos años“, declaraba optimista Evo Morales mientras analistas y defensores de la naturaleza declaraban que esta competencia en realidad era un negocio nocivo para las áreas por donde el Dakar dejaría su huella.

¿Quiénes pierden la carrera del Dakar?

Norberto Ovando, experto de la Comisión Mundial de Áreas Protegidas de la UICN(Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) advierte que“este tipo de competencias producen visibles daños físicos por la ruta donde pasan y que estos impactos resultan en erosión, pérdida de suelo, daño a costas y márgenes en los humedales y compactación del suelo”.

“Respecto de la fauna silvestre y doméstica se registran muertes por atropellos, pérdida de juveniles en zonas de reproducción y anidamiento y efectos indirectos por disturbios al suelo, agua y vegetación”, refiere Ovando.

Este año que el Dakar pasó por el Salar de Uyuni, a 3670 metros sobre el nivel del mar, diversos sectores se plantearon el desafío de advertir sobre los daños que podría causar la competencia al salar. El Colegio de Arqueólogos de Chile denunció daños a más de 200 sitios arqueológicos en versiones anteriores, no sólo en Chile, sino también en la costa del Perú, destruyendo el llamado “Camino del Inca” que se constituye en un patrimonio histórico invaluable.Xavier Albó destacaba en un artículo en La Razón, “está además el no contabilizado daño a pueblos indígenas”.

Carlos Lemus de la Sociedad de Arqueólogos de Bolivia, se refirió a datos aún en elaboración, para un informe que se dará a conocer en febrero de este año, afirmando que “si bien no fueron los vehículos quienes atravesaron los sitios arqueológicos, se registraron daños por la gran cantidad de turistas que llegó al lugar para ver el paso del Dakar”.

Por su parte el Gobierno, mediante voceros del Ministerio de Medio Ambiente y Agua y la Dirección General de Patrimonio Cultura del Ministerio de Culturas y Turismo, aseguró que el evento internacional del Rally Dakar, que pasó por Potosí y Oruro, especialmente por el Salar de Uyuni, tenía un trazo de ruta lejano a los sitios arqueológicos que están ubicados a grandes distancias del evento por lo que no sufrieron ningún daño.

Pese a ello la polémica aún sigue en la palestra luego de las denuncias en Chile, y el arresto de dos pilotos europeos en Antofagasta, en la versión 2015,por haberse desviado de la ruta trazada, introduciéndose en áreas protegidas causando su destrozo. Así mismo en Salta, universitarios organizaron un movimiento antidakar aunque su voz no sobresalió entre la algarabía y las cámaras puestas en el evento rally, como afirma Ovando: “Es el Estado, el que favorece eventos como el Dakar haciendo prevalecer el “beneficio” económico y anteponiendo la imagen del país a cualquier costo”.

Walter Nosiglia

 

 

 

Comentarios

comentarios

Deja un comentario