Teníamos nuestras propias formas de vivir y de organizarnos

Los pueblos indígenas originarios y campesinos, que vivíamos en el territorio que llaman Bolivia, teníamos nuestras propias formas de vivir y de organizarnos en Ayllus-Markas y Suyus en el occidente es decir situados en la cordillera de los andes, en Tekoas y Tentas en los Llanos Orientales y el Chaco.

De la vida histórica de los Wari, Vizcachani, Tiwanaku, de los Inkas, hemos heredado la convivencia armónica y la complementación entre sus habitantes y con la naturaleza y el cosmos. Pero la armonía fue rota por la invasión colonial de los españoles, creando los Virreynatos, Capitanías, Audiencias, Encomiendas, Repartimientos, Reducciones, Corregimientos, la Mita, el Tributo Indigenal, la Visita, iniciaron la destrucción de nuestras formas originarias de organizar nuestra vida.

El atentado más grave a nuestra organización fue la Reforma de Reducción del Virrey Toledo, que desde 1570 hizo concentrar la población de los ayllus en comunidades y en “pueblos indios” de estilo español.

Así destruyó también la complementación entre las diferentes alturas dentro de esos ayllus que practicábamos en ese entonces.

Durante la República hasta el año antes del toma de poder de un presidente indígena , han seguido tratando de enterrar nuestras formas de vivir y de organizarnos, inventando los partidos políticos, la lucha sindical, los municipios, comités de vigilancia, participación popular, y otras formas de dominarnos. Por eso hemos buscado el restablecimiento de nuestro propio gobierno.

Nuestros pueblos y nuestros mártires no sólo nos hemos resistido a ello, sino también hemos reafirmado permanentemente nuestras propias formas de vivir y de organizarnos. Como Pueblos y Naciones indígena originario campesinos, hemos estado luchando por el derecho a la tierra y territorio, recursos naturales, la igualdad de la vida sin discriminación y con la firmeza del restablecimiento de nuestro gobierno propio, la autonomía y soberanía respecto a los invasores.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario