II Encuentro Mundial de Movimientos Populares concluye en 10 puntos reivindicatorios

II Encuentro Mundial de Movimientos Populares concluye en 10 puntos reivindicatorios

Después de tres días de trabajo, delegados internacionales y nacionales concluyeron el II Encuentro Mundial de Movimientos Populares realizado en Santa Cruz en 10 puntos reivindicatorios, orientados a la preservación de la Madre Tierra, tareas como defensores de la Madre Tierra y la consolidación de la actual política gubernamental del presidente Evo Morales.
En presencia del máximo representante de la Iglesia Católica, el presidente Evo Morales y más de 1500 delegados, el ex ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), Rodolfo Machaca junto a una delegada de los Movimientos Populares dio a conocer las conclusiones del II Encuentro Mundial de los Movimientos Populares, los cuales se resumen en 10.
“Reafirmamos nuestro compromiso con los procesos de cambio y liberación como resultado de la acción de los pueblos organizados, que desde su memoria colectiva toman la historia en sus manos y se deciden a transformarla para dar vida a las esperanzas y las utopías que nos convocan a revolucionar las estructuras más profundas de la opresión, dominación, colonización y explotación”, dijo Machaca como primer punto.
También se tomó la reflexión del Papa Francisco en sentido de cuidar la Madre Tierra a través de la ecología integral y en el marco del “Vivir Bien”; ” la Tierra no nos pertenece, nosotros pertenecemos a la Tierra, debemos cuidarla y labrarla en beneficio de todos. Queremos leyes medioambientales en todos los países en función del cuidado de los bienes comunes”, añadió la delegada acompañante.
En el marco de la lucha de las tres Ts (techo, trabajo y tierra) a las que hizo referencia Francisco, se reafirma el compromiso por el trabajo digno, remuneración justa, recuperación de los derechos laborales, seguridad social, derecho a la jubilación, sindicalización, impulsar alternativas económicas en el área urbana y rural, una economía popular y socialista, entre otros; además de rechazar la precarización, tercerización, informalidad, persecución y represión.
El derecho y acceso a la tierra, en el área rural para impulsar la economía productiva y en la urbana a través de viviendas, donde ya no haya más personas marginadas que luchan por el acceso a un techo en medio de la persecución judicial y el monopolio de los propietarios; se reconoce el derecho a la vivienda como un derecho humano básico, el cual debería ser de carácter universal, para eso se exige políticas públicas participativas que garanticen el derecho a la vivienda.
Otro punto importante coincidente con la Encíclica Papal “Alabado Seas”, consiste en la defensa constante de la Madre Tierra y el rechazo a la mercantilización de grandes extensiones de tierra en desmedro de sus habitantes, causando la contaminación, daños irreversibles a su biodiversidad y los alimentos por la aplicación de agro tóxicos.
En el marco de lograr una convivencia armónica, también se plantea la lucha contra toma forma de discriminación entre los seres humanos, por ser de una diferente etnia, por su color de piel, origen, edad, religión u orientación sexual; asimismo se condena el machismo y cualquier forma de violencia contra la mujer.
“Promovemos el desarrollo de medios de comunicación alternativos, populares y comunitarios frente al avance de los monopolios mediáticos que ocultan la verdad”, es otra de las determinación del II Encuentro, a fin de reafirmar el acceso a la información, la libertad de expresión y el derecho a la protesta, los cuales son derechos de los pueblos y la sociedad declarada democrática, libre y soberana.
Como penúltimo punto se hace referencia al importancia del acceso a la tecnología y el conocimiento, los mismos que deben estar al servicio del bienestar de los pueblos y no así para satisfacer fines de lucro, explotación, manipulación o acumulación de riquezas por parte de algunos grupos; la tecnología y conocimiento deben estar orientados a resolver problemas estructurales, denunciar y controlar las multinacionales que lucran con el conocimiento y la tecnología.
Finalmente, “defendemos la solidaridad como proyecto de vida personal y colectivo; nos comprometemos a luchar contra el individualismo, la ambición, la envidia, la codicia que anidan en nuestras sociedades y muchas veces en nosotros mismo”, dijo Machaca.

Prensa Rural

Comentarios

comentarios

Deja un comentario