En el Día Internacional del Refugiado, Canciller resalta la necesidad de trabajar en la Ciudadanía Universal

En el Día Internacional del Refugiado, Canciller resalta la necesidad de trabajar en la Ciudadanía Universal

Con motivo de recordar el 20 de junio como el Día Internacional del Refugiado, el canciller David Choquehuanca reflexionó la necesidad de trabajar en la Ciudadanía Universal, para las personas que por alguna razón se encuentran fuera de sus países y tienen la necesidad de integrarse en otros a través de un trabajo y trato digno.
“Los refugiados no son criminales ni perseguidos por la justicia de sus países, son desplazados por diversas razones, muchos de ellos encuentran refugio y otros están en el abandono, se debe garantizar sus derechos, facilitar su documentación ningún ser humano debe ser considerado ilegal, se debe trabajar en la ciudadanía universal, no solo garantizar los derechos humanes, colectivos y sociales de todas la personas, porque todos somos hermanos”, manifestó Choquehuanca.
La afirmación la hizo a la conclusión del “Taller de Socialización de la Ley No. 251 de Protección a Personas Refugiadas y la Dimensión Humanitaria del Instituto del Refugio – Medios de Comunicación Social” con el objetivo de informar y socializar la normativa nacional e Internacional respecto a personas desplazadas y los avances sobre su protección e integración en la sociedad boliviana.
A parte del canciller Choquehuanca, al evento asistieron, representantes de distintas instituciones y organizaciones como la Comisión Nacional del Refugiado (CONARE) dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores, el Ministerio de Gobierno, el Ministerio de Justicia, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la Pastoral de Movilidad Humana de Bolivia, y personas refugiadas que dieron testimonio de la salida de su país para integrarse en el nuestro.
Jorge Luis Daguer, relata con tristeza, ser de nacionalidad colombiana pero corazón boliviano, activista y defensor de derechos humanos, los mismos que le fueron negados por su Estado (Colombia), mataron a su hermano a los 15 años, sus familia se muda cada tres meses; sin embargo llegó a Bolivia para integrarse a nuestra sociedad, estudia una carrera en la Universidad Mayor de San Andrés y afirma con vehemencia “nosotros no somos criminales o delincuentes, somos refugiados que por motivos políticos, salimos de nuestro país para aportar en otro” a tiempo de agradecer tanto al gobierno y la pastoral por darle la oportunidad que su país le negó.
Por su parte, Norelvi Vides Pereira, también de nacionalidad colombiana; luego de agradecer tanto al Canciller como a los invitados que forman parte de un equipo que trabaja por la restitución de los derechos de las personas refugiadas o solicitantes, expresó su admiración y respeto por la labor que realizan.
Además testificó que una de las cosas que sufren los refugiados es el complejo de pertenencia, “nos lastima el alma la violencia física y sicológica que se da en nuestro país, lo único que pedimos es que nos faciliten lograr un trabajo que no apasiona, (…) solamente nos falta lograr la selección ante un país que no quiere intimidar (Colombia)”, añadió.
Finalmente el representante de la Pastoral de Movilidad Humana manifestó su compromiso de unirse a la campaña del Alto Comisionado de las Naciones Unidas bajo el lema “Refugiados, personas normales que pasan por personas anormales, dales tu el apoyo que necesitan”.
“Las pastoral boliviana invita a todos a reflexionar sobre las personas refugiados, mujeres, familias y niños que pasan por situaciones fuera de lo normal, pasan por la violencia a sus derechos humanos dejaron todo y buscan en Bolivia una oportunidad de desarrollo”.
Finalmente, Choquehuanca señaló la obligación de diversas instancias para garantizar el ejercicio pleno de los derechos humanos de las personas refugiadas y solicitantes “nosotros a través del CONARE, el Estado, la Asamblea Legislativa, los gobiernos departamentales y municipales, todos absolutamente todos, los medios tampoco se excluyen porque somos parte de este Estado”, dijo.
“Los refugiados son personas como las demás, como tú y como yo. Antes de ser desplazados, llevaban una vida normal y su mayor sueño es recuperarla. En este Día Mundial de los Refugiados, recordemos la humanidad que nos es común, celebremos la tolerancia y la diversidad y abramos nuestro corazón a los refugiados en todo el mundo”, afirma el Secretario General Ban Ki-moon a través de la página web de las Naciones Unidas.
Según el informe de las Naciones Unidas, cada minuto, ocho personas lo dejan todo para huir de la guerra, la persecución o el terror y la mayoría tienen que elegir entre algo horrible o algo aún peor.
La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, también conocida como ACNUR, trata de proporcionarles cierto bienestar, pero tiene que hacer frente a un número cada vez mayor de desplazados.

Esperanza Calle

Comentarios

comentarios

Deja un comentario