Jorge Gómez: “Hay infiltrados que están solicitando tierras como campesinos”

Jorge Gómez: “Hay infiltrados que están solicitando tierras como campesinos”

El Director Nacional del INRA, Jorge Gómez Chumacero, hizo una exposición del trabajo del INRA y la situación de Tierras en distribución y asentamientos en la Reunión de Coordinación y Planificación convocada por la Comisión de Tierra y Territorio de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), llevada a cabo el pasado martes.

Gómez expuso puntos de importancia respecto a la distribución y asentamiento de tierras en el país en estos últimos años y las demandas más frecuentes respecto a este tema por parte de las organizaciones sociales.

Indicó que “El 2013 es el punto donde (a las organizaciones sociales) ya no le interesaba saneamiento, sino le interesaba tener acceso a la distribución de tierras y a la dotación de tierras. Entre el 2012 y 2013 las tierras fiscales habían sido empezado ser tomadas por la organizaciones sociales” y resaltó que “todo este proceso del 2014 2015 prácticamente ya ha sido entrar en un proceso de atención a la regularización social a la demanda del sector campesino, Interculturales, de las Bartolinas y de todos los sectores organizados, a efecto de que podamos encontrarle un camino legal para que las comunidades estén legalmente con resoluciones de autorización de asentamiento”.

Explicó que la problemática se basa en que en un momento “no contaban con recursos económicos para hacer programas de asentamientos y todo lo demás, se nos exigían mínimamente otorgarles la autorización de asentamientos y no la dotación”.

“Sino que fue en cumplimiento en demanda de las organizaciones sociales que en sus diferentes ampliados, congresos, establecieron que el mecanismo que ellos querían era avanzar mínimamente con la resolución de autorización de asentamiento y ya la consolidación de asentamientos se darían en los dos años que se había establecido para poder asentarse”, dijo.

Hoy en día el problema con la distribución de tierras es la dificultad en cuanto acceso para verificar el avance dentro de las tierras dotadas a las comunidades y también “la captación de las comunidades no ha tenido un criterio técnico para decir quiénes la componen la comunidad. Se han organizado de hecho las personas y vía organización social han ido presionando para que s atienda la solicitud”.

Frente a éste panorama, Gómez puntualiza que el INRA “conjuntamente la Central, hacemos diagnóstico de todas las solicitudes que nos llegan. En este momento tenemos más de 3600 solicitudes, de las cuales si revisamos ni siquiera 500 son viables, porque el resto de las otras solicitudes dentro de áreas declaradas no saneadas, dentro de reservas, dentro de aportes, etc. Entonces hay que ir saneando esta solicitudes en reuniones conjuntas con las organizaciones para decir esta va y esta no” haciendo énfasis en que “Nosotros no las vamos seleccionando a las comunidades ni las vamos organizando. Las organizan las centrales y las subcentrales. A partir de ahí, vía federación nos manda los listados”.

También recomendó a las organizaciones hacer un control social de quienes conformarán las comunidades que solicitan tierras ya que “en un principio efectivamente se ha atendido una gran cantidad de gente que se dedica al agro y al campo, pero hay que hacer notar que este último estamos teniendo dificultades, porque ya no es gente campesina, estamos empezando a ver en los listados gente citadina que están empezando a estar dentro de las solicitudes” manifestó, a lo que el INRA propone “buscarle un mecanismo de establecer quiénes van a ser los que van a componer efectivamente las comunidades y como tendrían que venir a aprobarse”.

El director del INRA precisó la importancia de que los comunarios ayuden con un avance en sus tierras el momento en que llegue la inspección.

“Eso nos ha de permitir abrir dos temas bien concretos: consolidar esas tierras a favor de esa gente que ha hecho su esfuerzo, pero también, en aquellas comunidades que se han organizado con otros fines, simplemente de querer acaparar tierras, de vender tierras, dejar sin efecto y atender a nuestra gente que todavía está sin tierras y necesita el recurso tierra para poder desarrollar y trabajar.”.

Gómez informó que el INRA nacional tiene proyectos a trabajar respecto a estos temas y que “debemos hacer a ése 1,4 millones de hectáreas un verdadero proceso de verificación”.

“Nosotros a partir el mes de junio, tenemos una planificación de hacer evaluación en todas las comunidades, sobre todo en Santa Cruz y Beni a efecto de que este proceso realmente se consolide. Seguramente va a surgir muchos argumentos: no tengo camino, no tengo agua, etc. La intención no es de tener una visión cerrada, sino ir con una visión de que la gente realmente haya hecho los esfuerzos para tratar de lograr su asentamiento”, finalizó.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario