Crean red latinoamericana de medios alternativos para la ‘batalla de la palabra’

Crean red latinoamericana de medios alternativos para la ‘batalla de la palabra’

Prensa Rural (10 de octubre de 2017).- El asesinato del comandante Ernesto Che Guevara el 9 de octubre de 1967 en guerrilla de Ñancahuzú en vez de socavar los ideales y luchas de éste, mantienen viva la esencia de que es “digno morir por un mundo mejor” y en el que la comunicación y las información son vitales.

Por eso a 50 años de su muerte por órdenes de la CIA (Agencia Internacional de Inteligencia de Estados Unidos, por su sigla en inglés) el “Che trae tinta y papeles” en la “batalla de la palabra”. La afirmación es de la periodista y exministra de Comunicación, Amanda Dávila, en la apertura del II Encuentro Latinoamericano de Comunicadores Antiimperialistas el pasado 6 de octubre en Vallegrande (Santa Cruz) bajo la coordinación del director del semanario Prensa Rural y Radio Comunidad José Aramayo Cruz en el marco de actos de homenaje de los 50 años del asesinato del revolucionario.

Desde Vallegrande “donde se siente poderosamente viva la entrañable presencia del Che”, les decimos “a los agentes de la CIA, a los agentes del imperialismo norteamericano y a los esbirros bolivianos (…) que en vano lo mataron (…) porque el Che seguirá siendo la figura revolucionaria de los latinoamericanos”, así comenzó su exposición Dávila, al evocar la grandeza y el legado del comandante.

Dijo que ese encuentro de comunicadores es propicio para abordar sobre el rol de la comunicación y la información en los procesos revolucionarios del que ya habló el “Che periodista” comprometido con la revolución y sobre lo que aun no se ha investigado.

En ese sentido, explicó que la “batalla de la palabra” del que hablaba el Che Guevara se manifiesta hoy con igual o más fuerza que antes con el llamado “cerco mediático” que busca acabar con los procesos revolucionarios y progresistas de la región como es el caso del gobierno boliviariano de Venezuela.

Los medios de comunicación son el principal instrumento de guerra de la derecha, por eso la tarea indeclinable es romper ese cerco mediático para avanzar como enseñó el Che, porque lo contrario será trabajar en vano y hacer “tiros al cuete” y sin “puntería”, dijo. En segundo lugar y lo que el Che llamó la propaganda es la otra tarea a seguir a partir de la difusión y la información de las estrategias de comunicación de los logros, sin el cual tampoco se podrá avanzar.

Según Dávila, la falta de información es ootro de los muchos problemas que confrontan las revoluciones con las consiguientes consecuencias como el resultado del referendo del 21 de febrero de 2016 (21F) en Bolivia o la caída del gobierno de Dillma Roussef en Brasil y el caso de la Argentina. “No solamente se trata de tomar el micrófono y hablar y difundir; tenemos que tener estrategias sobre lo que queremos lograr, hacia donde tenemos que apuntar, con qué medios, con qué formato, cuál es el mensaje, los públicos, por lo tanto tenemos que tener una visión estratégica de comunicación”. (…) No podemos dar un mensaje similar en los canales de televisión y radio sin diferenciar al público y luego dirigirnos a las redes sociales con el mismo discurso”, subrayó la exministra.

Conciencia social
El comandante Che —señaló Dávila— planteó como uno de los postulados de la revolución que las noticias deben tener el valor de conciencia social auténtica y fidedigna, lo más cercano a la realidad sabiendo que en el periodismo la objetividad, en los hechos, no existe.
Para la exautoridad, la difusión de mensajes a la desesperada para tratar de solucionar la tergiversación de los medios hegemónicos es otro de los grandes “problemas” porque hacen perder la credibilidad.

Por eso destacó las enseñanzas del presidente Evo Morales que dice, “hay que trabajar por la verdad aunque duela”, lo que el Che llamó ser “auténticos y lo más cercanos a la realidad posible. La verdad, a diferencia de la derecha, es uno de los valores más importantes de la izquierda y por lo tanto de los movimientos sociales y también de los periodistas revolucionarios y antiimperialistas. En contrasentido el “poder hegemónico (…) ha fabricado la categoría de la posverdad, que no es otra cosa que la flagrante mentira”.

Por eso para Dávila la lucha mediática es más encarnecida porque esos grupos de poder con intereses geopolíticos de dominación de América Latina “vuelven con más fuerza y renovados en sus estrategias mediática y de las guerras de Cuarta Generación y Cibernética que unidas con la estrategia de los asesores militares se ensañan contra pueblos como Venezuela que “lo único que está haciendo es construir su propio destino”.

En la línea de contrarrestar esa arremetida, en Bolivia se ha desarrollado el plan de darle el micrófono a todo el mundo con la creación de radios comunitarias y pequeños periódicos en comunidades. “Lo que falta es una poderosa red de medios alternativos comunitarios”, sostuvo.

Recalcó que esa tarea debe ir de la mano de la capacitación y las estrategias de comunicación e información para evitar los resultados del 21F en el que “no nos dimos cuenta; fuimos muy ilusos, fuimos comunicativamente muy espontáneos”.

Porque “mientras todos trabajábamos, día y noche. Estados Unidos había montado en La Paz (…) todo un equipo de grandes profesionales que trajeron de Estados Unidos para trabajar y atacar en redes sociales” para amplificar y posicionar la mentira sobre el hijo del Presidente.

Por todo lo expresado, Dávila celebró la realización de evento como el II Encuentro de Comunicadores Antiimperialistas que apuntan a la creación de una poderosa red latinomericana de medios alternativos, de la mano de comunicadores y periodistas antiimperialistas comprometidos y defensores del pueblo.

Comentarios

comentarios