Presidente Evo Morales promulga de la Ley General de la Coca y llama a trabajar por la industrialización

Presidente Evo Morales promulga de la Ley General de la Coca y llama a trabajar por la industrialización

El presidente Evo Morales promulgó el miércoles la Ley General de la Coca, que fija en 22.000 las hectáreas legales de los cultivos, y apuntó a potenciar la industrialización de la hoja denominada sagrada.

“La obligación es cómo cuidar esta ley, habrá diferencias, tal vez internacionales, cuando se habla de 22.000 hectáreas de coca, pero vemos coca industrializada, estoy convencido que el mercado interno sigue creciendo”, indicó en el acto que se desarrolló en Palacio de Gobierno.

El mandatario aseveró que con la nueva ley llegó el momento de “enterrar” la Ley 1008, que buscaba “coca cero” en todo el territorio boliviano.

Recordó los esfuerzos que se hicieron en busca de mercados para los productos derivados de la coca y mostró algunos de ellos. “La responsabilidad que tenemos ahora es cómo ampliar ese mercado con fines benéficos para la humanidad, para la salud”, insistió, según Abya Yala.

La Ley General de la Coca fija en 22.000 hactáreas la cantidad de plantaciones legales. La Ley 1008 del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas había fijado en 1988 que serían solo 12.000 ha.

La promulgación de la norma develó división entre los productores de los Yungas, pues delegados del Consejo de Federaciones Campesinas de los Yungas asistieron al acto y respaldaron la vigencia de la norma, un día después que el presidente de la Asociación de Productores de Coca de los Yungas (Adepcoca), Franklin Gutiérrez, anunciará el rechazo de su sector a la misma y su inasistencia al acto.

El presidente Evo Morales firma la Ley General de la Hoja de Coca.

A las 08.04 Morales, quien retornó al país la noche del martes tras permanecer seis días en Cuba, donde fue atendido por problemas en la garganta, promulgó la norma en Palacio de Gobierno en un acto que reunió, además, a delegados de productores de coca del Chapare, en Cochabamba.

“Este día con seguridad será histórico, es una día muy importante para nuestra dignidad, para la hoja de coca que representa a esa cultura milenaria (…) Estamos orgullos de sancionar una ley sancionada por la Asamblea”, dijo al empezar su discurso y frente a especulaciones respecto a que su viaje a Cuba fue para evitar promulgar, en persona, la ley.

Recordó que en 1961 se penalizó la hoja de coca en la Convención de Viena, donde se definieron políticas para coca cero, pero al mismo tiempo se impulsaba su industrialización en países como Estados Unidos.

La ley 1008 fue para eliminar la coca, dijo el Mandatario y expresó su sorpresa porque un sector de cocaleros defiende la vigencia de la norma, vigente desde el 19 de julio de 1988.

“Lamento mucho que algunos de nuestros compañeros no quieren la modificación de la Ley 1.008, al pedir que la ley (de coca) se suspenda su tratamiento indefinidamente. La derecha busca dividirnos y enfrentarnos entre compañeros (…) es una política del imperialismo, cuanto más estamos enfrentados ellos felices saqueando nuestro recursos naturales”, aseveró el Jefe de Estado.

El viernes 24 de febrero, la Cámara de Senadores de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) sancionó la ley, normativa que eleva a 22.000 ha las plantaciones legales del arbusto: 14.300 para La Paz y 7.700 para Cochabamba.

La ley de 35 artículos y seis disposiciones transitorias reconoce la hoja de coca como patrimonio cultural y advierte, a su vez, que la planta en su estado natural no es droga. Esta reemplazará 31 artículos de la ley 1008 (vigente desde 1988) que tienen que ver con la coca.

Se establece el aumento de 12.000 ha a 22.000 ha legales. La nueva ley regulará el control estatal a la cadena de producción, comercialización, circulación, transporte, industrialización y exportación.

El presidente de la Asociación de Productores de Coca de los Yungas (Adepcoca), Franklin Gutiérrez, descartó el martes la presencia de su sector en el acto de promulgación y reiteró que el sector cocalero de esa región paceña no está de acuerdo con la promulgación de la ley.

Gutiérrez anunció que los cocaleros de Yungas esperarán un cambio de Gobierno para que se convoque a un referendo, en el cual se decida cuál es la coca que se consume del modo tradicional en Bolivia.

Sin embargo, Asunta Mamani, representante del Consejo de Federaciones Campesinas de los Yungas (Cofecay-Mujeres), aseveró hoy en Palacio de Gobierno: “hoy estamos orgullosos de que nuestra hoja de coca sea respetada. Tal vez muchos de nuestros hermanos no estamos comprendiendo”.

Wilma Soto, en representación de Cofecay-Varones advirtió que su sector apoya la nueva normativa. “La ley nos favorece a todos los productores (de coca)”.

En representación de los cocaleros del Chapare habló Segundina Orellana, secretaria de organización de las seis federaciones del Trópico de Cochabamba, quien destacó que la lucha de las organizaciones sociales no fue en vano.

“Nuestro gobierno está garantizando las 22.000 hectáreas. Siempre nosotros, como productores, respetamos nuestro cato de coca, por ende, hoy día nos sentimos más unidos y por tanto esta ley va a ser para beneficio de los productores de las dos regiones”, remarcó.

A su turno, el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico, destacó el nacimiento de la nueva ley, que -dijo- sepulta a la Ley 1008.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario