Tras informe de la UNODC, Romero dice que cultivos de coca están controlados

Tras informe de la UNODC, Romero dice  que cultivos de coca están controlados

La Paz, 19 de julio (Prensa Rural).- Entre 2015 y 2016, la superficie cultivada de coca en Bolivia incrementó de 20.200 hectáreas (ha) a 23.100 ha, luego de cinco años de reducción continua (2011-2015), es decir, aumentó 14%, según el último Informe de Monitoreo de Cultivos de Coca presentado este miércoles en La Paz por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC por su sigla en inglés).

El documento fue presentado esta jornada en instalaciones del Ministerio de Relaciones Exteriores del Estado Plurinacional de Bolivia. El evento contó con la participación de autoridades nacionales y representantes de la UNODC.

Cultivos bajo control

“No hemos perdido el control de la problemática de la superficie de cultivos de la hoja de coca a diferencia de lo que está sucediendo en otros lugares de nuestra región; pero, indudablemente, que prendemos algunas alertas en función de algunas áreas sensibles, donde tenemos que incrementar nuestros esfuerzos y nuestras acciones en función de este compromiso de responsabilidad común y responsabilidad compartida ante la comunidad internacional en materia de lucha contra la actividad de las drogas”, informó el Ministro de Gobierno.

Según al mismo informe, las regiones de los Yungas de La Paz, del Trópico de Cochabamba y de las provincias del Norte de La Paz, respectivamente, representaron 68, 31 y 1 por ciento de las áreas cultivadas con coca en el país. Mediante el uso de imágenes satelitales y trabajo de campo, se detectó un incremento de la superficie de cultivo de coca en las tres principales regiones productoras. En comparación con 2015, el cultivo en las regiones de los Yungas de La Paz y el Trópico de Cochabamba se incrementó de 14.000 a 15.700 ha y de 6.000 a 7.200 ha, respectivamente.

En las provincias del Norte de La Paz, la superficie cultivada aumentó de 150 a 240 ha. El incremento más alto del cultivo de coca en los Yungas de La Paz se detectó en la provincia de Sud Yungas, con 1.226 ha, alcanzando las 10.535 ha en 2016. Asimismo, en el Trópico de Cochabamba, en la provincia de Chapare se registró un incremento de 953 ha de cultivo de coca, de 2.754 ha en 2015 a 3.707 ha en 2016.

Durante 2016, el Informe detectó un incremento neto de 2.900 ha de cultivos de coca y el gobierno de Bolivia informó una reducción del 40% de la erradicación, de 11.020 a 6.577 ha. El 64% de los resultados de la erradicación se logró en el Trópico de Cochabamba, el 22% en las provincias de los Yungas y del Norte de La Paz y el 14% en los departamentos de Santa Cruz y Beni.

La producción potencial de hoja de coca en el país se estimó en 38.000 toneladas, un 17% más que en 2015. Durante el mismo período, el valor total de la producción estimada de hoja de coca aumentó ligeramente de 273 a 276 millones de dólares. Esta cantidad representa el 0,8% del PIB de Bolivia y el 7,3% del PIB del sector agrícola.

Quinquenio contundente

“Nos ratificamos en que el éxito alcanzado en un quinquenio ha sido contundente, categórico, más significativo en nuestra historia de políticas de erradicación y racionalización es una fórmula que no pierde validez. Hemos tenido ahora un pico alto de incremento del 14% paradójicamente con relación a la superficie de la región  y yo me animaría a decir conociendo la cifra de 146 mil hectáreas de cultivo en el informe relativo a Colombia y todavía manejándonos con la cifra de 2015 en Perú estaríamos más o menos hablando de que nuestra superficie de cultivos en la región representa 11%. O sea, hemos subido en relación a la taza de 2015, pero a nivel regional hemos bajado un 2% por lo menos en una estimación preliminar que me permitiría desarrollar”, sostuvo.

El informe también detectó el cultivo de coca en seis de las 22 áreas protegidas a nivel nacional. En estas áreas, se identificó una superficie total de 253 ha de cultivo de coca, 49 ha más que el año anterior. El parque nacional más afectado por el cultivo de la coca fue Carrasco, seguido por Apolobamba, Cotapata e Isiboro Sécure.

Estas cifras reflejan los principales hallazgos del último Informe de monitoreo de cultivos de coca en Bolivia, realizado en el marco del Programa de Apoyo de la UNODC a la Implementación del Plan de Acción de la Estrategia de Lucha contra el Narcotráfico y Reducción Cultivos Excedentarios de Coca del Estado Plurinacional de Bolivia, financiado por la Unión Europea y Dinamarca.

De acuerdo con los datos del Gobierno nacional, la cantidad de hoja de coca comercializada en los dos mercados autorizados -Villa Fátima y Sacaba- fue de alrededor de 22.000 toneladas en 2016, equivalente al 58% de la producción total estimada. El 92% de la hoja de coca comercializada legalmente se efectuó en Villa Fátima, mientras el restante 8% se realizó en Sacaba. El precio promedio ponderado de la hoja de coca en estos mercados autorizados disminuyó en un 14%, de 9,4 dólares por kg en 2015 a 8,1 en 2016.

El Gobierno también informó que las incautaciones de hoja de coca disminuyeron en 2% y las de cocaína base en 4%, es decir, de 362 a 353 toneladas y de 12,7 a 12,2 toneladas, respectivamente. Entretanto, las incautaciones de clorhidrato de cocaína aumentaron 107 por ciento, de alrededor de 8,6 a 17,7 toneladas.

El representante de la UNODC en Bolivia, Antonino De Leo, expresó su preocupación por el cambio de tendencias en el cultivo y la erradicación de la coca que se observó en el país. Asimismo, destacó que “el Informe de Monitoreo de Cultivos de Coca de la UNODC proporciona valiosos datos, información y recomendaciones que ayudarán al Gobierno a poner en marcha estrategias más efectivas para enfrentar el cultivo ilícito de coca en el país y los desafíos que plantea al desarrollo sostenible”.

Por su parte, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, informó: “Bolivia se constituye el país donde menos superficie de coca tenemos en la región y, lógicamente, no estamos conformes con que nuestra tasa de reducción neta que se había mantenido sostenible haya experimentado un pico de crecimiento en la última gestión y eso nos obliga a movilizar nuestros recursos para retomar este camino de disminución de superficie como objetivo y como una política permanente”.

 

DESCARGUE EL INFORME DE MONITOREO DE LA COCA 2016


///

Comentarios

comentarios