Vecinos de Auquisamaña responsabilizan a Revilla por no prevenir el hecho a pesar de la alerta reportada

Vecinos de Auquisamaña responsabilizan a Revilla por no prevenir el hecho a pesar de la alerta reportada

Vecinos de la residencial zona de Bajo Auquisamaña, en la zona sur de la ciudad de La Paz, donde un cerro de tierras desertizadas se desmoronó el miércoles por la tarde a manera de alud y destruyó por completo 5 casas, según la comuna, y dejó averiadas sin remisión a otras 10 ó 15, la emprendieron contra el alcalde Luis Revilla al que acusaron de haber prestado oídos sordos a advertencias registradas al menos los últimos 2 años.

“Pregunten al subalcalde (de la zona Oscar Sogliano), los hemos llamado para que vengan y ahora viene de “figureti” (a figurar) aquí después de lo que ha pasado eso, recién aparece. Dos años hemos estado reclamando, pidiendo a (al retén de) Emergencias, ellos sabían bien” la erosión de la mole, al menos un millón de cubos, según estimaciones preliminares, que se deslizó a media tarde en Auquisamaña, uno de los suburbios residenciales más jóvenes de La Paz, dijo airada, al borde las lágrimas, una mujer vestida en traje sastre que increpó a Revilla que con un grupo de técnicos y cuadrillas de obreros intentaba reducir el riesgo en la zona.

Cerca de las cuatro de la tarde de ayer, un farallón del cerro de Auquisamaña, en la zona Sur de La Paz, se deslizó y afectó a cinco viviendas, dos de ellas fueron enterradas. Los vecinos damnificados responsabilizan a la Alcaldía por no prevenir el hecho a pesar de la alerta reportada desde el mes pasado.

“El 4 de enero ya hubo la denuncia. ¿Qué fecha es ahora? 15 de febrero. Esto (el deslizamiento) es lo que estaban esperando, mi casa ya estaba con rajaduras, el río ya estaba hueco”, le reclamó Claudia Álvarez, propietaria de una de las viviendas enterradas, al alcalde Luis Revilla.

Otra de las vecinas, con lágrimas en los ojos, le dijo al alcalde Revilla: “¿Ahora recién vienen? Les llamamos para que vengan y nada, ahora vienen, después de lo que pasó recién aparecen, dos años les estuvimos reclamando”.

Un tercer vecino, al que retiraba la Guardia Municipal, a gritos le dijo al Alcalde: “¡Sobre  su conciencia va a pesar! ¡Asuma su responsabilidad! ¡Les advertimos!”.

Los servicios de gas natural y electricidad fueron cortados para evitar mayores desastres mientras los equipos de rescate y atención de emergencias intervenían en el lugar. Los 25 ocupantes de las viviendas fueron evacuados y una persona resultó herida y fue trasladada al Hospital Municipal de los Pinos.

Responsabilidad Municipal

El concejal Jorge Silva (MAS) sostuvo que la unidad responsable de la regularización de construcciones y aprobación de planos no verifica el debilitamiento de los cerros para la edificación de viviendas, “habrá que ver la responsabilidad de esta unidad, que aprueba planos solo para cobrar impuestos y no prevenir”, dijo.

El subalcalde de la zona sur, Óscar Sogliano, indicó que “más o menos hubo 140 metros cúbicos de tierra que se fueron desplazando desde anoche (por el martes) hasta las primeras horas de la mañana, se actuó de forma inmediata”.

Personal de la Secretaría Municipal de Gestión Integral de Riesgos (SMGIR) trabajó en el lugar para realizar “un peinado” de la parte alta del talud y de esa forma controlar el deslizamiento y estabilizar el sector que se encontraba en riesgo.

Un informe preliminar da cuenta de que las lluvias de los últimos días humedecieron el lugar, luego hubo días de calor, que provocaron que el terreno se reseque lo suficiente para que existan desprendimientos.

No hubo daños en las viviendas cercanas, pero el sector será monitoreado por la SMGIR, con la finalidad de que no se registren nuevos derrumbes y afectación a los inmuebles construidos en la base del farallón.

Koani y Alto Irpavi tienen a esa avenida, que conecta con la calle 17 de Calacoto, como única vía de ingreso al sector.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario