Danzas del Gran Poder, uno de los vínculos que aún le queda al indígena para recuperar su cultura

Danzas del Gran Poder, uno de los vínculos que aún le queda al indígena para recuperar su cultura

Este sábado las calles de la ciudad de La Paz serán recorridas por miles de danzarines que le rendirán homenaje al Señor del Gran Poder y llamarán a través de sus matracas a los ajayus para recuperar la cultura de nuestros ancestros.
Según el investigador y docente, Fernando Huanacuni, pese a que las danzas populares que a participar en la festividad, las cuales con el pasar del tiempo sufrieron grandes transformaciones, tienen su origen en danzas ancestrales.
“Los pueblos ancestrales, en nuestra cultura teníamos distintas formas de expresión a través de la cerámica, agricultura, costumbres, creencias, danzas y otros, nuestra historia y cosmovisión es compleja, llega la colonia en 1492 e inicia el proceso de colonización”, recordó Huanacuni a tiempo de aclarar que la presencia de los españoles respondía a interés solo económicos y no a la de intercambio de culturas, costumbres, danzas y tradiciones.
Según el investigador, a raíz de la llegada de los españoles, quienes tenían sus costumbres y religión tan arraigadas en sentido de reconocer a un solo Dios, quisieron imponerlas a nuestros ancestros a través de la opresión, de tal forma que cualquier actitud del indígena era calificado de pagano, fue entonces que se determinó conservar nuestra cultura a través de la fusión con la de estos personajes.
“El concepto de que haya un solo dios y religión hizo que todo cuanto hicieran los indígenas sean actos paganos, por eso se dieron a la tarea de extirpar nuestro cultura, destrozar nuestra cultura”, dijo Huanacuni.
“Las danzas ancestrales se transformaron en populares, al indígena no le quedaba otra que adecuarse a lo que deseaban los españoles, por eso challamos en las cumbres donde se puso una cruz, pese a que nuestro abuelos defendieron sus costumbres pero ahora los nietos son seguidores y practican la cultura española”, añadió Huanacuni.
Sin embargo nuestros ancestros tuvieron la capacidad de conservar nuestras danzas que forman parte de la cultura boliviana adoptando algunas creencias de los españoles, hecho que explica porque dentro de una misma familia se rinde culto a seres como la Pachamama y otros Achachilas, pero al mismo tiempo se adora a un solo Dios que forma parte de la religión de los invasores.
La morenada y la diablada, danzas que participarán en la entrada del Gran Poder, son un pequeño ejemplo de la fusión de ambas culturas; según Huanacuni la morenada representa a un rito donde los indígenas se reunían a orillas del lago Titi Caca para pescar, pero antes de hacerlo realizaban un ritual para llamar a su ajayu para obtener buena pesca, esto explica porque las primeras matracas tenían forma de este animal.
En cuanto a la diablada, de igual forma responde a un ritual de presentación de personas que dejaron de ser niños para convertirse en hombres en presencia de la comunidad con una vestimenta típica que simbolizaba este hecho.
Finalmente, el hecho que las danzas ancestrales pasaron a ser populares no implica que no se la deba practicar, por el contrario, forma parte la estrategia para recuperar lo que alguna vez perdimos y a lo que nuestros ancestros resistieron.
El día del Gran Poder, a través de las matracas se llamará a los ajayus para recuperar nuestra cultura, finalizó Huanacuni.
El próximo sábado, 62 fraternidades participarán de la festividad del Gran Poder con más de 300 fraternos que mostrarán parte de la cultura boliviana.

Prensa Rural

Comentarios

comentarios

Deja un comentario