Lo sagrado habla a través de los amautas

Lo sagrado habla a través de los amautas

El 23 de enero, agrupados alrededor del fuego donde arde la Khoa, la“mesa blanca”, compuesta de lanas multicolores de llama, dulces caseros, brillos mirra, incienso, chaya, coca y un feto de llama, se encuentran los principales amautas del mundo andino que esperan con devoción la fiesta del Ekeko.

El Viceministro de Descolonización encabeza esta importante reunión, “mañana es un día de alta espiritualidad, no sólo en La Paz, en todo el país, en Argentina, en Brasil, en todas partes nuestra cultura ha irradiado” afirma Félix Cárdenas, haciendo referencia a la recuperación de la Illa como un acontecimiento histórico para nuestra cultura y el misticismo que la caracteriza, “ahora estamos completos” continúa, a lo que los amautas responden solemnemente ¡Jallalla!

Los guías espirituales de Bolivia

El título de Amauta deriva del vocablo quechua hamawt’a que significa ‘maestro’ o ‘sabio’, y que en tiempos del incario era quién se dedicaba a enseñar a los hijos de los nobles y al mismo Inca.

En tiempos actuales, según explica Nieves Mamani López,Ejecutiva Nacional del Consejo de Amautas Indígenas de Bolivia,“un amauta es un guía espiritual”, por lo que son ellos quienes se encargan de convocar asociaciones y organizaciones en un ambiente espiritual para pedir y trabajar por el bienestar del pueblo boliviano, como refiere Mamani, “nosotros siempre pedimos y vivimos el camino de los Apus(dioses de las montañas) y Wacas (todo ser y lugar sagrado), el 21 de cada mes. En junio es elMachaqmara, julio es mes de rayo, agosto es mes de la tierra, septiembre es la siembra… pedimos todo el año para que Bolivia salga adelante, entonces la Pachamama nosguía”.

Hija del Rayo, madre de la juventud

“Yo tenía 8 añitos cuando me cayó un rayo” cuenta Nieves Mamani, sonriente y a la vez asombrada de su propia fortaleza por haber sobrevivido a este extraordinario fenómeno, convencida de que la tierra y el cielo la eligieron para ser una líder de su pueblo y una transmisora de los conocimientos del mundo andino.

Ataviada con aguayos de todo color y de presencia imponente, Nieves continua el relato de sus comienzos como amauta, “ese tiempo he empezado a acullicar coca, a conocer muchas cosas de la naturaleza, pero no tenía permiso de los Apus”, indica, agregando que fue hace más de 30 años, que por fin obtuvo “la licencia de los cerros”.

Desde entonces ella posee el don de comunicarse con la naturaleza y entender el lenguaje del cosmos, “nosotros hablamos con los Wacas, con el viento, con el agua, con el sol, ellos nos comunican su espiritualidad”, afirma orgullosa Mamani, quien además aconseja y orienta a los amautas más jóvenes. “Cada cual tiene su tiempo” reflexiona, “sintiempo no somos amautas, nadie nos enseña esto, nosotros hemos nacido con este don, pero somos los mayores quienes guiamos y los jóvenes deben seguirnos” concluye.

 

Mónica Jiménez M.

 

 

Comentarios

comentarios

Deja un comentario